Periimplantitis, qué es y cómo prevenirla

Qué es la periimplantitis

La periimplantitis es un enfermedad causada principalmente por las bacterias de la placa dental, que provocan una inflamación de los tejidos que rodean el implante, provocando pérdida de hueso, y por consiguiente produce que el implante no se fije correctamente.

Qué es y cómo prevenir la periimplantitis

¿Y cómo prevenimos la periimplantitis?

  • Empecemos por tener una boca sana y libre de infecciones. En caso de tener una enfermedad periodontal, hay que tratarla antes de colocar los implantes
  • El cepillo es tu aliado!! junto con el hilo dental y los colutorios. Es primordial la correcta limpieza bucal, tener una boca limpia y cuidada es la clave para prevenir esta como otras enfermedades bucales.
  • Evitar el tabaco, ya que es una de las principales causas que provoca enfermedades periimplantarias y aumenta el riesgo de perder implantes.
  • Revisiones!! IMPORTANTE!! Acudir a tu dentista es lo mejor que puedes hacer para prevenir esta y otras enfermedades. Mediante las revisiones podemos tener una detección temprana de cualquiera de ellas. Recomendable asistir a tu dentista cada 4 o 6 meses.
  • Ni que decir tiene, que al primer síntoma de inflamación alrededor del implante, sangrado, enrojecimiento, dolor… hay que visitar a un especialista, tu dentista.

Sin embargo, hay otros motivos que derivan en periimplantitis, por ejemplo:

  • Que el paciente tenga otros factores de riesgo
  • El sitio donde se ponga el implante
  • Del mismo implante
  • De la prótesis.

Riesgos derivados del propio paciente

Hay que valorar todos los riesgos a la hora de colocar un implante, como decíamos anteriormente, si el paciente tiene patologías periodontales, enfermedades sistémicas como diabetes, osteoporosis o, enfermedades hormonales como problemas tiroideos, hay mayor propensión a la periimplantitis.

También tendrían mayor riesgo de pérdida de implantes los pacientes que no tienen una buena higiene bucodental, así como grandes fumadores y bebedores.

Factores de riesgo en función al sitio donde se pone el implante

El sitio donde se va a colocar el implante debe tener una cantidad y grosor suficiente que permita colocarlo y orientarlo correctamente.

Normalmente, donde ha habido una pieza en la que se ha practicado una endodoncia, que posteriormente se han extraído debido a una infección, tienen un mayor riesgo de fracaso de implantes.

Influencia del tipo de implantes en la peeriimplantitis

Hoy en día hay una gran variedad de implantes, con distintos materiales, tratamientos, conexiones…  que van cambiando con el tiempo y  muchas veces se dejan de fabricar las piezas de reposición, lo que supone un problema.

Hay un factor importante, la contaminación en función del tratamiento del implante:

  • Los implantes tratados por abrasión, son rugosos y por este motivo se adhieren mejor al hueso y son más fáciles de colocar, pero también favorecen la contaminación bacteriana, ya que las bacterias se filtran por las porosidades y acaban con la estabilidad del implante.
  • Los implantes de superficie lisa maquinada, son más antiguos y menos estables, tardan más en adherirse al hueso, pero la contaminación bacteriana es muchísimo menor, por lo que aumenta el éxito de que el implante perdure.

Influencia de la prótesis en la peeriimplantitis

Lo más importante en una prótesis, o corona, sobre un implante, es que permita una correcta limpieza, para evitar acumulación de bacterias con la consiguiente infección.

Tenemos las dos opciones:

  • Prótesis atornillada: se desmonta fácil y rápidamente. Se debe realizar la limpieza de las mismas de vez en cuando. El inconveniente es que los tunes de acceso a los tornillos son difícil dejarlos estancos
  • Prótesis cementada: en este caso hay que desmontar toda la estructura y eliminar todos los restos de cemento para su correcta limpieza

Es muy importante concienciarse que un implante, aunque no es un diente “real” necesita un mantenimiento y un cuidado. Debemos acudir al odontólogo para levantar las prótesis al menos cada dos años, antes en el caso de que notemos que se han aflojado o despegado.

Las prótesis también deben someterse a una limpieza ultrasónica, corrigiendo los lugares donde se depositan más residuos.

Conclusión

La periimplantitis es una enfermedad que depende de varias causas, las más importantes son las relacionadas con los antecedentes médicos del paciente y el tipo de implante que se utilice.

Una vez colocado el implante hay que seguir las indicaciones del odontólogo en cuanto a limpieza y por supuesto mantenimiento de su prótesis, acudiendo a revisiones periódicas, tanto para esta pieza como para el resto de su dentadura.

Si desea conocer más en profundidad nuestros servicios, puede solicitar una cita comunicándose por nuestro número telefónico o a través de nuestro formulario de contacto:

916 197 811
SOLICITAR CITA

Clínica Ulman

Aviso legal - Política de privacidad - Política de cookies - Protección de datos